jueves, 31 de enero de 2019

Tal vez tú (Alice Kellen)

Ha pasado mucho tiempo desde que cayó en mis manos, recién publicado y casi por casualidad, Otra vez tú, de Alice Kellen. Tenía buena pinta y no tardé en leerlo, y me gustó mucho. Desde entonces, el catálogo de esta autora ha crecido como la espuma y ha ido acumulando éxitos que se van añadiendo a mi cola de lectura pero al final no encuentro el momento de leer. Me pasó también con este libro, que me apetecía porque guardaba muy buen recuerdo del anterior y me imaginaba que sería del mismo estilo. Es aún mejor. Si ya era fan de Alex y Emma, Jack y Elisa se han ganado mi corazón.



SINOPSIS:
Tras un desengaño amoroso, Elisa está decidida a retomar las riendas de su vida e ir tachando propósitos de su lista de objetivos: seguir siendo la mejor en su empleo, casarse, formar una familia, mudarse a una bonita casa a las afueras… ¿El problema? Uno pequeño, como que todavía no ha conocido al futuro padre de sus hijos; pero ella no es de las que se rinden tras un fracaso y tiene muy claro qué tipo de hombre desea a su lado. Para empezar, uno que no se parezca en nada al abogado con el que debe competir en su trabajo, ese que está poniendo a prueba toda su paciencia.
Jack Helker es tan atractivo como borde y, cuando se enfrentan en un importante caso de divorcio, saltan chispas entre ellos. A pesar de su sonrisa insolente y de que es el típico hombre que debería venir con un cartel en la frente en el que pusiese «no tocar», Elisa es incapaz de ignorar el deseo que siente cada vez que él está cerca. Y, entre rocambolescas citas, Froot Loops y noches imprevistas, empezará a reconsiderar que a veces «perder el control» también tiene sus ventajas.

* * * 

Confieso que al principio me costó un poco cogerle el punto a Jack. Es un depredador de manual, atractivo, seguro de sí mismo, arrogante y alérgico al compromiso. Un hombre de usar y tirar, o del que huir como de la peste. De los que llevan escrito en la frente "No tocar", como dice Elisa, porque engancharse a él equivale a terminar con el corazón hecho trizas. Ella lo sabe, y al principio no hay problema porque él es francamente insoportable, de puro chulo. La cosa se complica cuando la tensión sexual entre ellos se va haciendo insostenible. Se engañan a sí mismos pensando que pueden enrollarse una vez y pasar página, pero cuando se abre la veda, la atracción es tan fuerte que ya no pueden dar vuelta atrás. 
A pesar de tener caracteres diametralmente opuestos y de que sus discusiones son épicas, encajan de una forma perfecta. Se sienten cómodos el uno con el otro, se complementan. Se convierten en una especie de "amigos con beneficios" mientras ella espera todavía encontrar a alguien más, al hombre ideal. El desastre está servido. 
Entre escenas muy divertidas, momentos tiernos, discusiones épicas, acaloradas y pasionales, un sexo del que incluye fuegos artificiales y una química que traspasa el papel, los dos se van quitando poco a poco las capas tras las que esconden su verdadero yo hasta quedarse desnudos y vulnerables. El batacazo es épico, y los sentimientos intensos, dolorosos, demoledores. He sufrido con ellos y por ellos, porque son perfectos el uno para el otro y no parecen capaces de resolver sus diferencias. Ha sido una de esas novelas que te atrapan en un abrir y cerrar de ojos y devoras a un ritmo casi frenético porque no puedes dejarlas. Necesitas saber más. 
En fin, que me ha encantado Elisa, su carácter y su valor para coger el toro por los cuernos y cambiar todo lo que no le llena de su vida. Y Jack, con todos sus defectos y su arrogancia, me ha ganado por goleada y he caído en su encanto con todo el equipo. Me han enamorado. Una historia muy recomendable, divertida, apasionada, intensa y especial. Voy a tener que leer más de Alice Kellen. Ahora sí que sí.

miércoles, 23 de enero de 2019

Bellini (Anna Casanovas)

Desde que a finales del año pasado leí Herbarium, las flores de Gideon, tenía ganas de leer algo más de Anna Casanovas. Echando un vistazo a la biblioteca de Amazon Prime Reading me encontré con este libro, y me pareció perfecto para alternar con otras lecturas, por su extensión breve y su interesante sinopsis. La música y el arte siempre son un tema prometedor. 


SINOPSIS:
Alba es restauradora de arte, vive en París y después de un horrible desengaño prefiere la compañía de sus pinceles a la de los seres humanos. La Galería de la Academia de Venecia recibe unos cuadros en herencia entre los que se encuentra una misteriosa pintura…

Hace un año que Daniel dejó París para convertirse en el director de la orquesta del Liceo de Barcelona. Ha perdido la pasión por la música. Pero una mañana recibe la noticia de que ha sido elegido para dirigir un exclusivo concierto en Venecia y acepta el trabajo con la esperanza de recuperar el amor por la música y también por la vida…

* * * 

Alba y Daniel son dos personajes aparentemente opuestos, que solo comparten el amor por el arte. Ella, en realidad, por la pintura, y él, por la música. Sin embargo, Daniel ha perdido la pasión, y  solo al conocer a Alba comenzará a sentir nuevamente emociones que creía perdidas para siempre. Entusiasmado por todo lo que esa chica sencilla y reservada revuelve en su vida, se entrega con desesperación a una relación tan intensa y apasionada como el amor de ambos por sus respectivas profesiones.
Me han enamorado tanto ella como él, con sus virtudes y defectos, su fuerte carácter, sus miedos, su cabezonería. Alba ha tenido una vida difícil y el autocontrol es su forma de protegerse, porque siente con tanta intensidad que permitirse dar rienda suelta a sus emociones podría suponer un sufrimiento demasiado intenso para ella. La fama de Daniel la hace recelar de él, pero finalmente se rinde porque  siente que ha encontrado a alguien con quien puede ser ella misma, que no la criticará. La química entre ellos y la fuerza de sus sentimientos es feroz. Es imposible no participar del temor de ambos a que esa relación tan intensa y repentina acabe en desastre, más cuando tiene fecha de caducidad y hacer planes de futuro les obliga a replantearse muchas cosas.
Me lo he bebido casi sin darme cuenta, absorta en descubrir si se atreverían a ser felices y serían capaces de luchar contra la adversidad, y superar sus miedos y limitaciones. Me ha encantado. Muy, muy recomendable.


viernes, 18 de enero de 2019

Canción de Navidad (Charles Dickens)

En el último trimestre del 2018 me hice el firme propósito de dar una oportunidad a los clásicos. Al fin y al cabo, hay muchas historias que casi todos conocemos de oídas, hemos visto alguna película o alguna adaptación, pero en realidad nunca hemos leído. Con varias lecturas ya en mente, poco antes de navidad, pasé por una librería cercana a mi trabajo y esta preciosidad me llamó desde el escaparate. Pasé de largo para regresar al cabo de cinco minutos. Tenía que ser mío, y me lo llevé. Mi regalo de Navidad. 


SINOPSIS:
Ebenezer Scrooge es un anciano tacaño de corazón endurecido, que odia con todas sus fuerzas la fiesta de la Navidad. Pero este año, la noche anterior al 25 de diciembre recibe una visita inesperada: ante él se presenta el fantasma de su socio Jacob Marley, muerto siete años antes. Este le anuncia la llegada de tres Espíritus dela Navidad: el del Pasado, el del Presente y el del Futuro. Así comienza una larga y complicada noche de golpes de efecto y emociones intensas que cambiará para siempre la vida de aquel cínico hombre de negocios. Y es que la Navidad es mágica... Y durante ella los milagros pueden ocurrir. 

* * * 

Qué maravilla de lectura, no puedo decir otra cosa. A pesar de ser una historia archiconocida, está llena de matices, de sentimientos. Me la he bebido en un suspiro y hasta me ha arrancado algunas lagrimitas de emoción. Es realmente un canto al espíritu navideño, a esos pequeños o grandes gestos que pueden cambiar vidas. La propia vida, la de los demás, el mundo entero, por extensión.
Scrooge es un amargado de manual, y no es hasta casi el final del libro que descubrimos lo que lo llevó a ser asi y a tirar no solo su vida por la borda, sino casi su alma. Es el miedo a la condenación y al sufrimiento eterno lo que comienza por remover sus entrañas, pero el cambio va mucho mas alla y acaba por convertirlo en alguien nuevo, alguien con amor y respeto por la vida y que comprende por fin el verdadero valor de las cosas y no solo el valor material.
He disfrutado mucho de la narración, fluida y amena. De las imágenes y pensamientos en ocasiones absurdos o teatrales, como rescatados del límite del sueño. Scrooge no tiene muy claro si está dormido o despierto en ocasiones, y reacciona de formas curiosas, además de tratar de aplicar la lógica a una situación que no la tiene. Y asi, sin darte apenas cuenta, llegas a la última página y sonries, y cierras el libro acariciando la tapa, y sabes que volverás a leerlo otra Navidad. Muchas Navidades, seguramente. Es una de esas historias que merece la pena recordar.

lunes, 14 de enero de 2019

Dulce como el azúcar (Lorraine Coco)

El reto Goodreads se me hizo un poco cuesta arriba en 2018. Prácticamente en vísperas de las campanadas aún me faltaba un libro para completarlo, y me decidí por uno que fuera corto, ligero y de algún autor o autora que ya conociera y supiera que no me iba a defraudar. La elegida fue Lorraine Coco, con esta historia que encontré a través de mi suscripción a Amazon Prime Reading. Aunque la temática de la novela no es navideña, me ha gustado tanto como las otras que había leído anteriormente de la autora.



SINOPSIS:
"Te busqué en aquel bar, te busqué entre la gente, porque no podía dejar que aquella noche entre nosotros se convirtiese solo en un recuerdo".

Después de una noche apasionada nada más conocerse, Adele y Mark continúan con sus vidas, ella en Nueva York y él en Los Ángeles, pero Mark no ha podido olvidarla en todos esos meses en los que no ha dejado de buscarla más allá de la razón, hasta que un cambio de trabajo lo lleva definitivamente a Nueva York. El destino les tiene preparada otra oportunidad en la Gran Manzana, un encuentro casual y una gran sorpresa. Porque, ¿qué sería de la vida sin las sorpresas?

Un brindis, un juramento y la magia de Cupido hicieron que cambiaran las vidas de los protagonistas de Amor en cadena. Descubre en Dulce como el azúcar el conmovedor e inesperado final de la serie.

* * * 

Solo después de leerla he descubierto que forma parte de una saga y que además va al final, pero en cualquier caso no he sentido en absoluto que me faltara información. Me gustó mucho la premisa: una inolvidable noche loca, un año largo transcurrido y un reencuentro en el que hay muchos secretos que confesar para que las cosas se enderecen, o mucho que ocultar si Adele quiere seguir con su tranquila vida, cosa de la que no está del todo segura. Me ha gustado que sea una mujer fuerte y que toma las riendas de su vida, y la complicidad que tiene con sus amigas, especialmente con Lein, que también es un personaje que se hace querer. Lo mismo que García, al que enseguida se le cae la máscara de latin lover, en cuanto reconoce que la chica que no se puede sacar de la cabeza puede ser más que un capricho por una vez. 
Mark es un protagonista muy atractivo porque su interés es patente desde la primera página. Es un hombre directo y que no se anda con medias tintas. Quiere a Adele y está dispuesto a luchar para conseguirla. Eso siempre suma puntos. 
Ha sido una lectura rápida, amena y dulce, como el propio título indica. Me ha dejado muy satisfecha y con ganas de más, así que apunto el resto de la serie a mi lista de lecturas pendientes.


viernes, 11 de enero de 2019

Magia inesperada (Gema Samaro)

Continuando con mis lecturas navideñas, me apetecía alguna en castellano, después de tantas en inglés. Echando un vistazo en Amazon Prime Reading, encontré esta novela, con una pinta estupenda.  Se convirtió en mi última lectura navideña del año, y no me defraudó.



SINOPSIS:
Lola Pastrana tiene que montar una función de Navidad para sus alumnos de primaria, pero como el colegio carece de presupuesto decide pedir ayuda a Andrés Olavarría, un antiguo alumno del colegio, que es un empresario de éxito.
¿Imaginas que la única persona que pudiera ayudarte fuera alguien que no soportas?
Andrés es el tío más odioso que ha conocido en su vida, pero no le queda más remedio que aguantarlo durante las semanas que duren los ensayos.
Él tampoco puede ver a Lola, pero siente una incomprensible atracción hacia ella, que le tiene completamente desquiciado.
“Magia inesperada” es la historia de Lola y Andrés, dos personas que solo tienen en común que se detestan y que están a punto de descubrir que solo hace falta pintar una estrella para que su universo cambie por completo…

* * * 

No conocía la pluma de Gema Samaro y la verdad es que me ha gustado mucho. Desde las primeras páginas me encontré con una novela divertida, llena de equívocos, situaciones que a veces rayan el absurdo (¡qué juego dan esos niños con exceso de imaginación!) y personajes con fuertes personalidades empeñados en salirse con la suya. 
Lola es una mujer de armas tomar, con una paciencia de santa y una energía desbordante. Una persona que vive la ilusión de la celebración navideña de su colegio y cree en sus alumnos al cien por cien. Los niños son fantásticos, a cual más especial, con sus tropiezos y sus miedos, y el descaro propio de su edad. Me ha encantado Luis, con sus ideas locas y su desparpajo. Reflejan a la perfección la ilusión, la excitación y el temor ante una gran representación que todavía recuerdo de mis años de colegio.
Andrés es todo un personaje. En la fachada parece un yuppie superficial y obsesionado con su trabajo y, en cierto modo, lo es. Una vez que se le va conociendo, la coraza se va cayendo y empezamos a descubrir sus miedos y las razones para su aparente frivolidad. En el fondo es un buen tipo, y eso es lo que hace que te apetezca descubrir más de él. Eso, y el hecho de que ponga todo su empeño en fastidiar a Lola como si fuera un adolescente tras la chica que le gusta. 
Me ha gustado mucho, es muy navideña, muy entrañable y te saca más de una sonrisa. Sin duda la recomiendo.


sábado, 5 de enero de 2019

Oklahoma Christmas Blues (Maggie Shane)

Bueno, pues ahora que vamos pasando la resaca navideña, aquí vengo con otra lectura en inglés, de las últimas del año pasado. La portada, por muy navideña que sea, no me atraía demasiado, pero que fuera una novela corta era ya un punto a su favor (tampoco estoy como para leer el equivalente al Quijote en inglés, que una se esfuerza, pero también se cansa), y además, el entorno me atraía mucho. Una navidad en Oklahoma no tiene (al menos a priori) encantadoras cabañas en la nieve, ni noches de chimenea, ni compras en animados centros comerciales. Prometía ser diferente. Y lo es. 



SINOPSIS:
Darryl is on a quest for peace. His chance at fatherhood was taken from him long ago, and an IED in Iraq ensured he’d never get another. In Big Falls, the McIntyre brothers hire him to keep an eye on their beautiful cousin Sophie in case her criminal ex shows up. He doesn’t expect to fall head over heels.

Sophie McIntyre’s life was blown apart by a drug dealing ex who cost her her job and nearly her medical license. She comes to Big Falls because she has nowhere else to go. And the minute she gets there, things start to get better.

Is it because of that letter to Santa her Aunt Vidalia convinced her to write? 

Within days she meets a beautiful man with a deeply wounded soul. And oddly, she finds herself giving him the same advice the town Santa gave to her—try believing again, and if it’s too much to believe, then just try hoping.

Love, magic, and miracles ensue.

Because this is Big Falls, Oklahoma. Miracles are an everyday occurrence around here. Especially at Christmastime.

* * *

El argumento es más bien normalito: chica huérfana y un tanto desvalida (solo un poco, que tiene un carácter considerable) se esconde en un pueblo perdido en la América profunda de un exnovio maltratador que está a la espera de juicio. Sus primos, sin confesárselo, le buscan un guardaespaldas sexy, fornido y más bien hermético, que despierta de inmediato su interés. Mientras se van conociendo, las fiestas navideñas se acercan, y una inocente carta a Santa Claus va acercándolos, a medida que se van cumpliendo los deseos escritos en ella. Darryl tiene un secreto a causa del cual no es capaz de disfrutar de la alegría navideña, y Sophia arde en deseos de hacer que vuelva a sentir el espíritu de la navidad. Un desconocido les ronda, provocando tensiones y miedos. Para que la navidad sea un éxito hará falta un pequeño milagro, pero todo es posible en Navidad. 
Me ha gustado mucho la sencillez, la perfecta medida con la que está cortado el patrón del enamoramiento de los personajes, puesto que no hay mucho tiempo pero no resulta fulminante, sino que se va desarrollando de forma progresiva. Tiene escenas tiernas y otras calentitas, si bien no demasiado explícitas. También mucho amor familiar y generosidad. Es una lectura perfecta para entretenerse durante las fiestas. La recomiendo.


jueves, 3 de enero de 2019

Mis mejores lecturas del 2018

2018 ha sido un buen año en cuanto a lectura, con libros esperados e inesperados, de autoras conocidas y de nuevas plumas que me han sorprendido. Me voy a atrever a hacer un resumen de mis diez mejores lecturas del año. No voy a extenderme mucho en comentarlas, si queréis leer la reseña completa solo tenéis que ir al enlace correspondiente en el título de cada una. 

Breve pero intensa. Ya tengo comprobado que la forma de narrar de Marisa Sicilia es especial, así que no esperaba menos.



Un clásico atemporal que todos deberíamos releer de vez en cuando para sacar al niño que llevamos dentro. Precioso.



Una historia divertida con personajes un poco locos, pero que confirma a Isabel Keats como una de mis autoras favoritas cuando quiero desconectar y echar unas risas. 



Una comedia trágica, o un drama con muchas situaciones tan cómicas que rozan lo absurdo. Las protagonistas de Caroline March siempre son inolvidables, pero Alex posiblemente se lleva la palma. 



Toda una sorpresa, adictiva y muy divertida por la disparidad de los caracteres de los protagonistas. 



Una segunda parte que incluso supera a la primera. El hermano discreto es quizás el más complicado e intenso. Sabía que sería dura, pero mereció muchísimo la pena. 



Otro drama salpicado de comedia, en ese estilo tan ácido y especial que tiene Caroline March. Protagonistas de los que te enamoras sin remedio, con sus virtudes y a pesar de sus muchos defectos. 



Una historia apasionada y muy divertida que me bebí en un tiempo récord. Inolvidable. 


Leer en inglés ha dejado de ser un problema para mí, y tras leer la primera parte el año pasado por exigencias del guión (porque tenía que examinarme para sacar un título y leer es una forma estupenda de aprender), este año fui a por la segunda parte por placer, porque necesitaba saber más. Diferente, más madura, maravillosa.



No sé si es la mejor novela que he leído este año, pero sin duda ha sido la que más hondo me ha llegado, y eso que la competencia era dura. Me emocionó y me impactó muchísimo.


¿Cuántas de ellas habéis leído? ¿Coincidís conmigo en las valoraciones? Si había alguna que no conocíais, espero que toméis en consideración mis recomendaciones y os animéis a disfrutar de ellas. 
¡Nos leemos!

martes, 1 de enero de 2019

¡Hola, 2019!

Tras unos días intensos de celebraciones, comilonas, prisas y compras, 2018 se nos ha ido y ha llegado un nuevo año. Es momento de hacer balance (tal vez debí haberlo hecho hace unos días pero, sinceramente, no he tenido tiempo), y también de hacer nuevos proyectos y planes para este 2019 que llega lleno de posibilidades y de ilusión. 


2018 ha tenido sus cosas buenas y sus defectillos, como todos los años. Tiendo a quedarme con lo positivo y en lo personal he disfrutado de momentos memorables, con lo que no me puedo quejar. En lo profesional, he seguido avanzando hacia mis sueños, aunque a un ritmo algo más lento de lo que me hubiera gustado. 
En primavera salió Magia Salvaje, la segunda entrega de la serie Magia, con la historia de Lance y Morgan. A pesar de que la fantasía romántica no es un género mayoritario, considero que la novela tuvo muy buena aceptación. Me hubiera gustado organizarme mejor, o ser más constante, o más ambiciosa, y sacar antes de terminar el año la tercera entrega, pero al final no pudo ser. Al menos puedo decir que estos últimos meses retomé el trabajo y mejoré mi disciplina, y tengo mucho adelantado. Si todo va bien, será mi primera publicación en el año que entramos, y confío en que no tarde mucho. 


Pasamos a las lecturas. Después de cuatro años consecutivos fijándome un objetivo de 50 libros en el reto Goodreads (desde que lo descubrí, vaya) y pasándome al menos por un par de libros, en 2018 me vine arriba y decidí subir el objetivo a 52. Tras acumular un retraso vergonzoso, metí la quinta y la sexta en diciembre porque veía que no llegaba, y al final llegué, aunque por los pelos. Este año he sido más humilde y he vuelto a dejarlo en 50. Creo que es una buena cifra, y si leo más, bienvenidos sean, pero tampoco quiero agobiarme para cumplirlo. Lo importante siempre, siempre, es disfrutarlo.
He leído más en inglés que en los años anteriores porque este año no puedo asistir a clases ya que no me cuadran los horarios, así que lo necesito para mantener el nivel. Al mismo tiempo, tanta práctica se nota, y entre eso y las clases de los años anteriores, ahora leo con mucha más fluidez, lo cual me permite disfrutar más de cualquier tipo de lectura en la lengua de Shakespeare. 
Creo que dedicaré otra entrada a recomendar los libros que más me han gustado de 2018, así que por hoy lo dejaremos aquí. 
Lo que sí podría añadir es que, gracias a mi reciente afición por Instagram, mi lista de deseos y lecturas pendientes ha crecido considerablemente, y además, he recuperado el interés por algunos clásicos que en su día aparqué o leí sin ganas y tengo bastante olvidados. Sin duda va a ser un año de relecturas y nuevas oportunidades a libros que las perdieron sencillamente porque no era su momento. En fin, he leído bastante, he hecho descubrimientos interesantes y he pasado muy buenos ratos. Es lo bonito de la lectura. 


También tuve la suerte de asistir al segundo encuentro NORA, que también parece que será el último. Me apena mucho, porque me llevé muy buenos ratos, reencuentros con compañeras y amigas, muchas risas y experiencias únicas, como las que proporcionan todos los encuentros literarios. Conocí a gente a la que tenía muchas ganas de saludar en persona y recordé encuentros anteriores con otras personas a las que ya conocía. Fue un bonito fin de semana que quedará para siempre en el recuerdo. 



Ahora toca empezar a planificar y corregir lo que no funcionó lo bastante bien, para que este nuevo año sea una oportunidad mucho mejor aprovechada. Como ya he dicho, tengo a medias la tercera y última entrega de mis hadas y magos, y alguna otra novela que quiero revisar y pulir y con suerte publicar a lo largo de los próximos doce meses. Tampoco me faltan ideas nuevas, así que solo necesito enfocarme en el objetivo y ponerme a él. Aprovecharé el subidón del año nuevo para empezar con ganas. 
En fin, gracias a todos los que habéis formado parte de este año. Espero que sigamos compartiendo risas, experiencias e ilusiones en 2019.