lunes, 14 de enero de 2019

Dulce como el azúcar (Lorraine Coco)

El reto Goodreads se me hizo un poco cuesta arriba en 2018. Prácticamente en vísperas de las campanadas aún me faltaba un libro para completarlo, y me decidí por uno que fuera corto, ligero y de algún autor o autora que ya conociera y supiera que no me iba a defraudar. La elegida fue Lorraine Coco, con esta historia que encontré a través de mi suscripción a Amazon Prime Reading. Aunque la temática de la novela no es navideña, me ha gustado tanto como las otras que había leído anteriormente de la autora.



SINOPSIS:
"Te busqué en aquel bar, te busqué entre la gente, porque no podía dejar que aquella noche entre nosotros se convirtiese solo en un recuerdo".

Después de una noche apasionada nada más conocerse, Adele y Mark continúan con sus vidas, ella en Nueva York y él en Los Ángeles, pero Mark no ha podido olvidarla en todos esos meses en los que no ha dejado de buscarla más allá de la razón, hasta que un cambio de trabajo lo lleva definitivamente a Nueva York. El destino les tiene preparada otra oportunidad en la Gran Manzana, un encuentro casual y una gran sorpresa. Porque, ¿qué sería de la vida sin las sorpresas?

Un brindis, un juramento y la magia de Cupido hicieron que cambiaran las vidas de los protagonistas de Amor en cadena. Descubre en Dulce como el azúcar el conmovedor e inesperado final de la serie.

* * * 

Solo después de leerla he descubierto que forma parte de una saga y que además va al final, pero en cualquier caso no he sentido en absoluto que me faltara información. Me gustó mucho la premisa: una inolvidable noche loca, un año largo transcurrido y un reencuentro en el que hay muchos secretos que confesar para que las cosas se enderecen, o mucho que ocultar si Adele quiere seguir con su tranquila vida, cosa de la que no está del todo segura. Me ha gustado que sea una mujer fuerte y que toma las riendas de su vida, y la complicidad que tiene con sus amigas, especialmente con Lein, que también es un personaje que se hace querer. Lo mismo que García, al que enseguida se le cae la máscara de latin lover, en cuanto reconoce que la chica que no se puede sacar de la cabeza puede ser más que un capricho por una vez. 
Mark es un protagonista muy atractivo porque su interés es patente desde la primera página. Es un hombre directo y que no se anda con medias tintas. Quiere a Adele y está dispuesto a luchar para conseguirla. Eso siempre suma puntos. 
Ha sido una lectura rápida, amena y dulce, como el propio título indica. Me ha dejado muy satisfecha y con ganas de más, así que apunto el resto de la serie a mi lista de lecturas pendientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario