domingo, 29 de septiembre de 2019

Jane Eyre (Charlotte Brönte)

Tenía comprado este libro desde que leí Herbarium de Anna Casanovas. Las referencias a él dentro de la novela consiguieron despertar mi curiosidad, si bien durante años no me he llevado bien con los clásicos. Tal vez porque no me gusta que otros den por hecho lo que debe gustarme y lo que no. En fin, a pesar de ello, de un tiempo a esta parte he decidido darles una oportunidad a muchos de ellos, y este estaba muy arriba en la lista. Por fin en vacaciones me puse con él y, pesar de que tiene una extensión considerable, lo devoré en unos pocos días. 



SINOPSIS:

Jane es una niña huérfana que se ha educado en un orfanato miserable. Sin embargo, pese a todas las adversidades que la vida ha dispuesto en su camino, su inteligencia y su afán por aprender consiguen apartarla del mundo de su gris infancia, y logra establecerse como institutriz. Mientras trata de cuidar y educar a la joven Adèle, Jane empezará a trabar una estrecha relación con Edward Rochester, el padre de la pupila. Pero su amor se verá enturbiado al descubrir que su mujer, demente, vive todavía encerrada en una habitación de la casa.

* * * 

Es una novela tan rica en matices que no sé ni por dónde empezar. La protagonista, Jane, es una chica de origen humilde pero con un gran orgullo y bastante testaruda. Una dura infancia y una marcada falta de afecto no hacen sino intensificar su ansia de valerse por sí misma, de saber más, de ser más fuerte. Jane piensa de un modo adelantado a su época y, aun siendo consciente de sus limitaciones, tiene un alto concepto de sí misma y de su valor como persona. Me ha encantado. A pesar de su juventud, tiene claras sus prioridades y un considerable autocontrol dado su carácter impulsivo. Por supuesto, a veces habla más de la cuenta, o resulta un tanto impertinente para lo que se espera de su condición social, pero en ello radica su valor: no tiene miedo a hablar sin tapujos, porque cualquier cosa que tenga que perder vale menos que su integridad y su amor propio. 

Rochester es un enigma que inevitablemente resulta atractivo, a pesar de que Jane deja claro que físicamente no es gran cosa, e incluso resulta tosco. En parte esa velada brutalidad y su total falta de filtro cuando habla es lo que suma atractivo a su despierta inteligencia, que es un reto para Jane y que alimenta el interés del uno en el otro puesto que, en el fondo, son almas afines a pesar de sus diferencias. Se complementan. Lastima que lleve sobre sus hombros un peso que no le permita amar con libertad y que sea la causa de que pierda la cabeza y actúe de forma incluso mezquina y egoísta. 

Me ha gustado mucho, todo, de principio a fin, pero sobre todo, ver como Jane renace de sus cenizas y  es capaz de salvarse a sí misma y a aquellos que ama. Es una gran historia que merece la pena ser leída y, es más, sé que la releeré porque merece que se le dedique más tiempo para sacarle todo lo que en una primera lectura se nos escapa. 


Absolutamente recomendable. 




jueves, 26 de septiembre de 2019

Juego de engaños (Nicola Cornick)

Esta novela la tenía por ahí al menos desde hace un año. Es del tipo de libros que encuentro en oferta muy baratos en el hipermercado y de los que hago acopio para el verano, porque me encanta leer romances históricos ligeros y sin demasiadas complicaciones, que me entretengan un rato y me transporten a otra época y lugar. Al final este año sí le ha tocado el turno y, si bien no diría que es una novela de las que dejan huella, ha cumplido muy bien su cometido. 



SINOPSIS:

Una doncella madura, así era como se consideraba a lady Christina en los círculos de la alta sociedad por haber cumplido ya los treinta años. Ella era la encargada de ejercer de anfitriona en las fiestas de su padre y de cuidar de sus hermanos, consciente de que nunca podría llegar a disfrutar de un hogar y una familia propios. Sin embargo, no tenía tiempo para lamentarse. Por las noches se transformaba en La Dama, la cabecilla de una conocida banda de contrabandistas de whisky con la que lady Christina mantenía a su empobrecido clan. Lady Christina y su banda siempre iban un paso por delante de la policía del fisco, hasta que apareció Lucas Black.

Lucas, que se ganaba la vida dirigiendo una exitosa casa de juegos, se convirtió en espía para acabar con la banda de Forres, a quien culpaba de la muerte de su hermano. Él pensaba que La Dama solo era una solterona aburrida. Ella que Lucas era un niño perdido con ínfulas de rebelde. Pero cuando salió a relucir la verdad, no fue solo el amor el que se puso en riesgo.

* * * 

Por el tipo de portada , el título y la sinopsis, no hay muchas dudas acerca de lo que nos vamos a encontrar, ¿no? Un romance histórico de los clásicos, con una protagonista adelantada a su época, peleona y fuerte; un protagonista un poco descarado, desconfiado y obcecado, y un romance de desconfianzas, equívocos y enredos. Me ha gustado mucho el asunto del contrabando y como Christina, lejos de ser una solterona apolillada y marchita, es una mujer que lleva las riendas de su casa y la hacienda familiar hasta más allá de los límites de la legalidad, aunque, eso sí, a la sombra de su inestable (y egoísta) padre. Lucas la desequilibra por muchas razones: es atractivo, joven, no actúa según lo que se espera de él, es inteligente y culto, y se presta a ayudar en más de una ocasión. Pero no le da más que problemas. El elenco de personajes secundarios es un poco típico, sobre todo por los malos malísimos y crueles, y aun así, hay algún que otro giro sorprendente, y la historia es entretenida. Perfecta para leer en un par de tardes de piscina.




martes, 24 de septiembre de 2019

Cásate conmigo (Mary Balogh)

Encontré este libro en oferta en el Hiper, y como ya había leído alguno de la autora y me había gustado, no dudé en cogerlo para mis tardes de piscina. Como he solido comentar, me gusta leer en papel en las tardes de verano al sol, y especialmente disfruto de las novelas de romance histórico que me hagan pasar un buen rato sin grandes dramas ni rollos mentales al tiempo que me transportan a otra época y otro lugar, lo cual siempre es interesante.



SINOPSIS:
La aldea de Throckbridge está conmocionada desde hace unos días. La llegada desde Londres de Elliott Wallace, el irresistible vizconde Lyngate, es el principal motivo. Su misión en calidad de tutor de un joven e indomable conde no le impedirá hallar otros pasatiempos, como intentar casarse con Margaret Huxtable, la hermana mayor de este. Ella podría vigilar de cerca la presentación en sociedad de sus hermanas menores y él obtendría una esposa muy adecuada a sus necesidades... Pero Vanessa, la hermana mediana, no opina lo mismo. Porque Margaret ama en realidad a otro hombre. Así que Vanessa se propondrá -tremendo sacrificio- como esposa del apuesto Elliott. Mientras la extraña pareja se pone de acuerdo sobre cómo llegar al lecho conyugal, va a desvelarse un secreto del pasado: uno que relaciona a Elliott con los Huxtable...

* * * 


La historia me ha gustado bastante, aunque con sus más y sus menos. Por una parte, Vanessa es un personaje sorprendente y con algunos puntos muy divertidos. A pesar de su poco mundo, su candidez y su  relativa inexperiencia, no teme coger el toro por los cuernos y trazar el destino de cuantos la rodean, con la mejor de las intenciones, eso sí. Luego la cuestión es ver si será capaz de capear el temporal, después del embrollo en que ella misma se mete. He disfrutado de sus atrevimientos, de sus torpezas, de su capacidad de sorprenderse como una niña y de su determinación. Lo que no me ha gustado tanto es que se incide mucho (incluso diría que demasiado) en su escaso atractivo físico, aunque (obviamente) al final Elliot se acaba enamorando de ella y encontrándola atractiva (el amor es ciego, ya se sabe). En ese sentido incluso diría que ella tiene un complejo de inferioridad un poco exagerado y que en realidad no me parece que aporte nada sustancial a la historia. Por otro lado, Elliot al principio es un completo imbécil. Que está bien que los personajes evolucionen, y tal (y lo hace, vaya si lo hace), pero me ha costado bastante perdonarle los desprecios y el esnobismo. Creo que me parecía que ya tenía edad para ser capaz de ver más allá. Y si no, probablemente lo suyo tenía ya difícil arreglo.  
En fin, no deja de ser una historia entretenida, con diálogos divertidos y algunos giros bastante sorprendentes. Más que suficiente para lo que yo espero de una lectura así, de modo que si os gusta el género, por mi parte la recomiendo.   



jueves, 19 de septiembre de 2019

Dulce y picante... como tú (Marisa Sicilia)

A pesar de que en verano leo principalmente en papel, en mitad de mis vacaciones vi que salía una colección de relatos de HQÑ con la comida como denominador común. Casualmente esa semana acababan de lanzar el de Marisa Sicilia. Me encanta como escribe, y además, la sinopsis prometía bastante, así que ni me lo pensé. En unos minutos lo tenía en mi Kindle, y esa misma noche di buena cuenta de él.



SINOPSIS:


Divertirse es solo cuestión de encontrar la compañía adecuada.

Verano del 88. Milie es un ama de casa enganchada a Falcon Crest y a las películas románticas. Su marido no le hace caso, sus hijos están de campamento y su asistenta se ha marchado de vacaciones.

Josh acaba de llegar a Mumford, no tiene empleo ni grandes planes, así que no se lo piensa dos veces cuando Milie le propone que le eche una mano con las tareas más pesadas, como limpiar la piscina, cortar el césped, cavar el jardín… ¿Os he dicho que es muy joven? Y muy atractivo, y tiene ese acento tan adorable y tan propio del sur, y cada vez que sonríe Milie se olvida hasta de cómo se llama.

Ah, y también sabe cocinar. 


* * * 


Me  ha encantado este relato corto pero lleno de detalles y, aun dentro de su estilo un poco jocoso y ligero, impregnado de un mensaje de incalculable valor: nunca es tarde para tomar las riendas de tu vida y hacer un corte de mangas a lo que piensen los demás de ella. 
Milie es una perdedora con una vida aburrida, un marido que pasa de ella y unos hijos a quienes ya no les hace apenas falta. Vive en una lucha constante con la báscula y en el pequeño pueblo en el que vive no hay apenas distracciones. Hasta que aparece Josh, un chico mucho más joven que ella que le revoluciona las hormonas, la mente y la vida. 
Si Milie, en su torpeza, es entrañable y divertida, Josh es simplemente adorable. Es el típico personaje masculino que te gana desde el minuto cero por su honestidad, su franqueza y su naturalidad. No es de extrañar que Millie haga tonterías cuando él entra en escena. 
Me he divertido mucho y me ha encantado ese mensaje de esperanza y de coraje. Nunca es tarde para cambiar las cosas que no nos gustan. Solo hay que atreverse. Después de todo, es como probar sabores nuevos. A veces, ya no hay marcha atrás y pensar en volver a los insípidos platos de antes es imposible una vez que los has probado, ¿verdad?



martes, 17 de septiembre de 2019

El chico que dibujaba constelaciones (Alice Kellen)

Por mi cumpleaños estuve en duda entre este libro y El día que dejó de nevar en Alaska. Opté por el otro porque este era más breve y quería que mi regalo me durara, aunque tenía claro que también lo leería tarde o temprano. He tenido la suerte de encontrarlo en Prime Reading y me ha durado un suspiro. ¡Y qué preciosidad!



SINOPSIS:
Esta es una historia de amor, de sueños y de vida.
La de Valentina. La chica que no sabía que tenía el mundo a sus pies, la que creció y empezó a pensar en imposibles. La que cazaba estrellas, la que anhelaba más, la que tropezó con él. Con Gabriel. El chico que dibujaba constelaciones, el valiente e idealista, el que confió en las palabras «para siempre», y creó los pilares que terminaron sosteniendo el pasado, el ahora, lo que fueron y los recuerdos que se convertirán en polvo.

* * * 

Estaba avisada, sabía que iba a llorar, pero ¡qué a gusto se llora a veces cuando terminas una historia que te ha llegado muy adentro! La narración es sencilla y fluida, muy en el estilo de la autora, que me gusta cada vez más. Los personajes son entrañables. Una pareja que se conoce cuando son apenas unos jovencitos sin otra cosa que una vida por delante llena de incertidumbre. Pero con mucha energía, y curiosidad y, muy pronto, ilusiones y ganas de explorar el universo de la mano, criando un amor que crece con ellos y que les dará tanto alegrías como momentos amargos y épocas de distanciamiento y casi indiferencia. Como la vida misma. 
Es imposible no enamorarse de Gabriel, porque es pura generosidad, valentía, pasión y amor. Y de Valentina, porque no sabe que tiene el mundo a sus pies, como dice Gabriel, y cuando abre los ojos y se atreve a extender la mano para cogerlo es imparable. Es una mujer de una época en la que las mujeres no eran educadas para tener sueños, pero Gabriel le enseña a tenerlos. La libera, en cierto modo. Y ella alza el vuelo, pero también se da cuenta de que no puede dejarlo atrás, de que él, a su vez, la necesita. 
Es una preciosa historia de amor y de vida que todo el mundo debería leer. Porque a veces llorar también sirve para limpiar el alma y ver las cosas de otro modo, más profundo y más brillante. 
Muy, muy recomendable.



domingo, 8 de septiembre de 2019

Los ritos del agua (Eva García Saenz de Urturi)

Trilogía de la Ciudad Blanca II
Después de haber disfrutado tanto el primer libro, estaba deseando que mi hermana me prestara el segundo y ponerme con él. La verdad es que lo he devorado, sobre todo la segunda mitad cuando todo va encajando y necesitas saber cómo va a terminar (y si tus conjeturas van bien encaminadas). Y el personaje de Kraken me encanta y me parece genial, pero mi pensamiento al terminar el libro fue que si existiera en realidad, preferiría no conocerlo, porque es un gafe de lo peor. Cualquiera de sus amigos, familiares o conocidos es un objetivo potencial para los psicópatas. 


SINOPSIS:
Ana Belén Liaño, la primera novia de Kraken, aparece asesinada. La mujer estaba embarazada y fue ejecutada según un ritual de hace 2600 años: quemada, colgada y sumergida en un caldero de la Edad del Bronce. 
1992. Unai y sus tres mejores amigos trabajan en la reconstrucción de un poblado cántabro. Allí conocen a una enigmática dibujante de cómics, a la que los cuatro consideran su primer amor. 
2016. Kraken debe detener a un asesino que imita los Ritos del Agua en lugares sagrados del País Vasco y Cantabria cuyas víctimas son personas que esperan un hijo. La subcomisaria Díaz de Salvatierra está embarazada, pero sobre la paternidad se cierne una duda de terribles consecuencias. Si Kraken es el padre, se convertirá en uno más de la lista de amenazados por los Ritos del Agua.

* * * 

La novela repite la alternancia de escenas del pasado y del presente, al igual que lo hacía la anterior, y nos va dando pistas sobre sucesos acaecidos muchos años atrás que han marcado en mayor o menor medida a varios de los protagonistas y son el desencadenante de una nueva ola de crímenes. Una vez más, los personajes enganchan (incluso Annabel Lee, que es tóxica y manipuladora como ella sola). Es curioso (y bonito) ver a la cuadrilla de Unai como ingenuos adolescentes en un verano que les cambió la vida, mientras a su alrededor se gestaba una tragedia. También ver como, muchos años más tarde, aquel suceso ha influido de forma determinante en lo que cada uno ha llegado a ser. En este segundo libro el personaje de Alba pierde protagonismo en cierto modo, pero me ha gustado que siga siendo la mujer fuerte y decidida que se mostraba en el primer libro, y que sepa sacarse las castañas del fuego (casi siempre). Y el personaje de Kraken me encanta, aunque su tendencia a pasarse las normas por el forro y hacer lo que le viene en gana roza lo kamikaze. 
Adiviné quién era el asesino justo unas páginas antes de que se descubriera (aunque estaba entre dos personajes, y era uno de ellos) así que acabé la lectura tan contenta. Al final hasta me voy a aficionar a este tipo de historias. 
Estoy deseando que mi hermana me preste el tercero así que, por supuesto, lo recomiendo.