lunes, 31 de agosto de 2020

Jugando a las casitas (Lorraine Cocó)

Lorraine Cocó es una de esas autoras a las que recurro de vez en cuando porque sé que su estilo me gusta, sus novelas son entretenidas, románticas, divertidas y me dejan siempre un buen sabor de boca. Curioseando en Prime Reading me encontré con este y prácticamente en una tarde, me lo ventilé.


SINOPSIS:
El día que Lukas se cruzó en la vida de Mónica ella pensó que no era más que un chulo, engreído, demasiado desaliñado y seguro de sí mismo. Y Lukas que Mónica era una mosquita muerta, remilgada, estiradilla y con un flequillo espantoso. Lo que ninguno imaginó era que, a pesar de aquella primera y nefasta impresión, ambos se verían obligados a compartir piso, convivir, y asumir lo que aquella convivencia traería a sus vidas.
No hay más ciego que el que no quiere ver, y los dos han decidido ponerse durante largo tiempo una venda enorme en los ojos. Pero sus locos amigos, unos caseros excéntricos y alguna que otra sorpresa, les obligarán a hacerlo, poniéndolos a prueba.
¿Conseguirán salir airosos?

Jugando a las casitas es una comedia fresca, juguetona, y tremendamente romántica que asaltará tu corazón.

* * *

Confieso que esta novela me sorprendió. No estoy segura de qué me esperaba con este título, pero probablemente no una pareja como Lukas y Mónica, tan diferentes, tan competitivos y tan testarudos. Los personajes secundarios también  son todo un descubrimiento, muy originales y divertidos. Aunque, obviamente, también hay cosas previsibles (y ¡qué satisfactorio es acertar cuando empiezas a ver por dónde van los tiros!) la verdad es que mantiene perfectamente el interés del lector, provocando sonrisas, curiosidad, alguna que otra palpitación, y muy buen rollo. Me ha gustado mucho y, si buscáis una lectura fresca y entretenida, sin duda os la recomiendo.




domingo, 30 de agosto de 2020

Un nuevo corazón (Sylvia Day)

Hacía siglos que no leía nada de Sylvia Day, desde que dejé la saga Crossfire en el tercer libro porque me parecía que su protagonista había perdido la esencia. Aun así, guardo muy buen recuerdo del primer libro, y de la forma de escribir de la autora, por lo que, cuando vi la recomendación de Olivier Moon, caí en la tentación, le hice caso y lo compré. 



SINOPSIS:
Emotiva y desgarradora, Un nuevo corazón marca el brillante retorno del fenómeno mundial Sylvia Day, autora de la serie Crossfire.

En su intento por dejar atrás un pasado traumático, Teagan trata de llevar una nueva vida rodeada de paz y serenidad: vive en medio de un paisaje idílico, en una casa espectacular que ha reformado recientemente, su trabajo la llena y disfruta de su tiempo libre con unos amigos a los que adora. Está reconciliándose con el pasado y sentando las bases para el futuro.

Justo entonces, Garret Frost se muda a la casa de al lado.

Frost es un hombre obstinado y audaz, una arrolladora fuerza de la naturaleza que quiebra el orden metódico de la vida de Teagan. Atormentado por sus propios fantasmas, Garrett supone un peligro para ella: Teagan se siente demasiado frágil para poder brindarle la ayuda que necesita para convivir con su dolor. Pero él es demasiado insistente y tentador… Y a veces la esperanza es la única ayuda necesaria para vencer a la desolación.

* * *
Casi desde la primera página la autora consiguió intrigarme con las neuras de Teagan, que se ve enseguida que está muy tocada. Me pasé al menos tres cuartos de la novela tratando de averiguar por qué, y esa intriga me hizo devorarla. El protagonista, Garrett, es un hombretón sexi, seguro de sí mismo y muy rico que irrumpe en su vida como un tren de mercancías, arrasando con todo. Con el marcaje que le hace, y la atracción sexual que hay entre ellos, Teagan no tiene ninguna posibilidad, pero resulta muy interesante ver cómo él tiene que ir midiendo los pasos para que ella no entre en pánico ni se venga abajo. El factor emocional es muy intenso en toda la novela, junto con la tensión sexual, que se resuelve de forma apasionada, recurrente y muy explícita, siguiendo la costumbre de la autora. 
Creo que Sylvia Day es muy buena manejando personajes emocionalmente destrozados, y esta historia es una buena muestra. El final sin duda es lo mejor de la historia, con un giro brutal y completamente inesperado que te hace verlo todo desde otra perspectiva y te deja boquiabierta y con ganas de releerla solo para verificar que no te han tomado el pelo. Merece la pena leerla solo por disfrutar de la sorpresa. 

sábado, 29 de agosto de 2020

Montañeros, una cuestión de fuerza (José De la Rosa)

Después de leer la primera novela de la serie de los montañeros, la verdad es que lo que más me apetecía leer era más de lo mismo, así que me lancé a por la segunda. Con sus diferencias, también me ha gustado un montón.



SINOPSIS:
Si hay una familia de hombres hoscos y salvajes esos son los Mountain. Viven en las montañas, de las que se creen sus dueños, por encima del resto de habitantes del idílico pueblo de Great Peak. Un paraíso que, de salir adelante el proyecto minero del tío Rhett, dejará de serlo en bre-ve.
Cuando Carlisle Mountain descubre que Elizabeth ha vuelto al pueblo, no da crédito. La última vez que se vie-ron ella le juró que nunca perdonaría lo que le había he-cho y que jamás, jamás, regresaría a las montañas. Enton-ces, ¿qué ha traído de vuelta a casa a aquella muchacha desgarbada y divertida de la que siempre estuvo enamo-rado?
Pero la mujer que se fue no es la misma que ha vuelto. En esta ocasión trae un cometido y un estudiado plan de venganza sobre Carlisle y su familia.
Además, otro misterio se cierne sobre las cumbres hela-das: una aparición, una figura velada que solo parecen poder ver los Mountain, una visión que, según las leyen-das, solo se manifiesta cuando se aproximan desgracias.
«Una cuestión de fuerza» es la segunda entrega de la serie «Montañeros» después del éxito de «Una especie en extinción». 

* * * 

Aunque en este caso la historia va por otros derroteros, el protagonista es otro de los primos Mountain (Carlisle, al que ya conocíamos un poco de la primera novela) y el misterio también es otro distinto, enlaza muy bien con la primera novela, y le da una continuidad perfecta. La protagonista, Elizabeth, es una chica que ya años atrás marcó el pasado del joven montañero, y que vuelve buscando venganza. El tira y afloja entre ambos es muy interesante ya que poco a poco va desvelando los motivos de su separación, a medida que Carlisle se va abriendo y se descubre su parte más sensible detrás de tanto músculo y cabezonería. El misterio en el que se ven envueltos, que lleva a la montaña todo tipo de malos presagios, acaba en una interesante sorpresa. Me ha gustado mucho la forma en que se van descubriendo secretos y los personajes van revelando su verdadero yo, sus pasiones y sus debilidades. Tiene momentos muy tiernos y románticos, y la verdad es que me ha gustado mucho. 

viernes, 28 de agosto de 2020

Montañeros, una especie en extinción (José De la Rosa)


Desde que vi la portada supe que tenía que leerlo, sabiendo que José De la Rosa no me iba a defraudar. Es una historia bastante diferente a lo que he leído anteriormente del mismo autor, pero igualmente me ha gustado.



SINOPSIS:

Los Mountain, una familia de hombres marrulleros, hoscos y salvajes, son los dueños de la montaña. Al menos así lo creen ellos, que tratan al resto de habitante de Great Peak como si fueran forasteros, aunque sus antepasados llegaran a la zona cien años atrás.
Cuando tío Rhett Mountain decide explotar la mina de plata descubierta en sus propiedades, todos saben que la apacible vida de la comarca desaparecerá con ella. Pero Jedidiah Mountain, el mayor de sus sobrinos, tiene una idea para que los planes de su tío no se lleven a cabo.
Mientras tanto, la bióloga Julia Vanderbilt está decepcionada porque su carrera profesional se encuentra limitada a los oscuros sótanos del museo donde clasifica especímenes que otros han encontrado.
Cuando su jefe de departamento, el apuesto Richard Howard, le ofrece acompañarlo a las montañas para llevar a cabo un trabajo de campo, se siente la mujer más feliz de mundo. Lo que ignora es que tendrá que vérselas con Jedidiah y con el resto de los Mountain, tarea que no hará fácil su trabajo y le permitirá comprender que hay un tipo de hombres a los que les vendría bien una cura de humildad.
«Una especie en extinción» es la primera entrega de la serie «Montañeros». 


* * *

Sumergirme de cabeza en el pequeño pueblo de las montañas donde viven los Mountain ha sido todo un placer. En las primeras páginas me sentía envuelta en una comedia, tipo Siete novias para siete hermanos, y la verdad es que me resultaba muy divertido. Una vez que la historia echa a andar y vas conociendo a los personajes, con sus peculiaridades, su especial sentido del humor, su rudeza y su cabezonería, te vas enamorando de ellos. Julia, la protagonista, no se queda atrás, y se enfrenta al brusco y tozudo Jedidiah con decisión y carácter. Son una pareja muy diferente pero entre la que hay una gran química, de modo que la historia fluye con naturalidad, con sus encontronazos, algunos momentos cómicos, otros apasionados y también otros de tensión. La verdad es que para ser una novela corta, me ha parecido que tiene de todo: el desarrollo y la intensidad justos, se lee con rapidez y cumple con creces la función de entretener y dejar un buen sabor de boca. 

jueves, 27 de agosto de 2020

Piluca y el síndrome de Willy Fog (Carla Crespo)


Aunque con mi lectura anterior empecé a salir del parón lector y me aparté un poco de las lecturas con el confinamiento como tema central, tenía también esta en el Kindle y me apetecía leerla. 



SINOPSIS:
Puede que Piluca sea una cabecita loca, pero liarse con el exprometido de su mejor amiga es demasiado hasta para ella. Por eso, cuando él se muda a su edificio, trata de evitarlo a toda costa, al fin y al cabo, se pasa la vida volando de una ciudad a otra por su trabajo como tripulante de cabina de pasajeros, no debería resultarle difícil.


Sin embargo, todo se complica cuando, tras completar una línea a Turín, una de sus compañeras da positivo en coronavirus y ella se ve obligada a guardar cuarentena. De pronto se ve encerrada en su casa, sola, y sin posibilidad de bajar a hacer la compra o sacar a pasear a su perro. ¿Qué se supone que debe hacer cuando el único que puede ayudarla es el hombre del que siempre ha tratado de mantenerse alejada?

* * *

Es cortita y  entretenida, que es lo que buscaba, si bien no he acabado de conectar con la protagonista, ni he entendido su inquina con Beltrán. Vale, de entrada él parece un poco pijo y estirado, pero ella no se queda atrás. Afortunadamente, entre ellos se producen algunas situaciones bastante cómicas y la cercanía comienza a surtir efecto, con lo que ambos empiezan a comportarse de un modo más natural y las cosas se enderezan. Al final, como era de esperar, todo acaba en un bonito romance, que era justo lo que necesitaba leer. 

miércoles, 26 de agosto de 2020

De postre, tú (Claudia Velasco)

Supongo que este fue el relato que marcó el inicio de mi salida del «momento confinamiento» en lo que a lecturas se refiere. Seguía sin apetecerme leer algo largo o denso, así que aproveché que HQÑ ponía a disposición de los lectores la colección Recetas para el calor de una noche que publicó el verano pasado, y de la que había leído alguna, para cambiar un poco de tercio. No había leído nada de Claudia Velasco y me apeteció probar. 


SINOPSIS:
Él le enseñó que el amor nunca deja de ser posible.

Empezar de nuevo siempre es complicado, aunque también puede ser un regalo, la maravillosa oportunidad de volver a la casilla de salida. Lucía Pedraza recibió ese regalo cuando regresó a Madrid y decidió que ya era hora de ponerse en marcha, cuando entendió que la mejor forma de avanzar era dar el primer paso. Ni saltos al vacío, ni acciones heroicas, ni grandes aventuras, simplemente andar y dejarse sorprender porque la vida, hasta en un inesperado curso de postres, te puede sumergir en la más mágica y apasionante historia de amor.

* * * 

Lucía ha vuelto a Madrid tras un batacazo sentimental, y está intentando empezar de nuevo y sobreponerse al golpe. En una clase de cocina para singles conoce a Clemente, un simpático y guapo italiano que enseguida se muestra interesado en ella. Aunque conectan con rapidez, Lucía no está segura de querer tomar con decisión las riendas de su vida, y se hace un poco la remolona, pero al final arranca y se arriesga a intentarlo. Me ha gustado mucho sentir los temores y recelos de la protagonista, la atracción que Clemente despierta en ella, los tiras y aflojas entre ellos según se van cogiendo la medida… La narración fluye con ritmo y naturalidad, y el estilo es pulido y sin artificios, justo lo que a mí me gusta. No falta algún malentendido, para dar vidilla al asunto, y el final, por supuesto y como no puede ser de otra manera, es dulce y muy satisfactorio. Os lo recomiendo. 

martes, 25 de agosto de 2020

París puede esperar (Marisa Sicilia)

En cuanto vi que mi querida Marisa Sicilia había escrito un relato para el confinamiento, ni me lo pensé, porque para mí es un valor seguro. No me decepcionó, por supuesto. 



SINOPSIS:
Alicia y Manuel llevan años planeando viajar París, pero en el último momento siempre surge algo que lo impide. Esta vez ha sido el confinamiento, pero cuando no es una cosa es otra... Y es que así es la vida. Impredecible.

* * * 

Alicia y Manuel no son el tipo de pareja más común en las novelas románticas. Ellos llevan ya media vida juntos, capeando temporales, hasta que el confinamiento se les echa encima y, por enésima vez, tienen que aplazar un ansiado viaje a París que llevan toda la vida planeando y que, por una cosa o por otra, nunca han podido llegar a realizar. 
Tal vez porque todos habíamos hecho planes que no hemos podido cumplir esta primavera extraña, me he sentido identificada con ellos. He vivido su vida en un instante, a través de las vivencias dulces, y de las amargas. Y, con ellos, he comprendido que esto es solo una vivencia más, y que seguiremos adelante a pesar de todo. Y tal vez las cosas no sean como antes, no sé si nunca o por una larga temporada, pero París puede esperar, y muchas otras cosas también. Hay que quedarse con lo importante, con la certeza de que hay personas que nos quieren, amigos que piensan en nosotros, y los sueños siguen estando ahí, aunque haya que dar tiempo para que se cumplan. 
La pluma de Marisa, como siempre, te transporta al corazón del relato, con su estilo cuidado, cálido, fluido y sin artificios. Es una hermosa historia de paciencia, de superación, de esperanza y de amor. Absolutamente recomendable.


lunes, 24 de agosto de 2020

Doce horas (Mayte Esteban)

Otro relato más sobre el confinamiento, sí. No sabía muy bien qué esperar de él, porque la sinopsis es bastante críptica, pero lo que he leído hasta ahora de Mayte Esteban me ha gustado, y sentía curiosidad. No solo no me ha decepcionado, sino que me ha sorprendido gratamente.


SINOPSIS:
En un rincón de una ciudad, doce horas son suficientes para demostrar que hace falta mucho más que un virus para detener la vida de sus habitantes.

Ni aun en la primavera más extraña han dejado de cantar los pájaros.

Pongamos que hablo de Madrid…

* * * 

Lo que más me ha gustado probablemente de esta historia es su estructura. En cada capítulo, tenemos un protagonista diferente, en una situación distinta, y que afronta de un modo personal y único la crisis del Covid-19. Al principio me chocó un poco y no acababa de verle la lógica, pero supe esperar, intuyendo que había algo que los unía. Poco a poco, las historias y vivencias se van entrelazando y todo cobra sentido. Y la espera merece la pena. 
Es una bonita historia, muy bien trazada y contada con sensibilidad y buen gusto. Me ha tocado la fibra sensible en más de una ocasión (sí, supongo que todos estábamos un poco sensibles dadas las circunstancias), y me ha gustado mucho. Os animo a descubrirla.


domingo, 23 de agosto de 2020

Conversaciones con un extraño (Erika Fiorucci)


Tras el parón veraniego, retomo las reseñas atrasadas, espero que a buen ritmo porque tengo muchas. Comprobaréis que, sobre todo las primeras, son lecturas breves, porque aún corresponden a la época del confinamiento y no me apetecía meterme con historias largas. Además, empecé con relatos precisamente con el tema del confinamiento como tema central, no sé si por masoquismo, o porque necesitaba empezar a asumirlo como parte de una realidad en la que también cabe la ficción romántica. Este de hoy es un buen ejemplo.



SINOPSIS:
Carolina lleva la cuarentena lo mejor que puede una inmigrante mexicana en Madrid. Hace rutinas y las cumple para mantenerse ocupada y no pensar en lo malo, hasta que un día el sonido de un violín acompaña su soledad de forma inesperada y, de un balcón a otro, comienza a sostener conversaciones con el hombre que produce esa música: su vecino, un alemán varado en la ciudad durante el confinamiento. Lucas le enseña que la vida no puede planearse y que cada situación, por más terrible que parezca, es una pieza del cuadro de nuestra vida.

* * * 

Me llamó la atención la portada, y también la sinopsis. No había leído nunca antes nada de esta autora y la verdad es que me ha sorprendido gratamente. Dos protagonistas muy distintos, atrapados en una ciudad que no es la suya en pleno auge de la pandemia. Carolina es Mexicana, y trabaja como bailarina. Lucas, su recién descubierto vecino, es músico, y ameniza con su violín y su conversación desenfadada los largos días de confinamiento. Entre ambos empieza a surgir una conexión especial que los ayuda a sobrellevar la incertidumbre y que comienza a crear una tensión completamente diferente. Me resultó muy fácil empatizar con los personajes, incluso aunque por su origen y profesión no tengan nada que ver conmigo. La lectura se me hizo muy amena y, dentro de la extraña y un tanto agobiante situación en la que estábamos (tanto los personaje como yo misma) me aportó una especie de consuelo que era justo lo que buscaba. 
Es una bonita historia, bien contada, y os animo a darle una oportunidad.