miércoles, 30 de septiembre de 2020

Playboy por herencia (Noa Xireau)

Ni me lo pensé para comprar ya desde la preventa lo nuevo de mi querida Noa Xireau. He leído suficiente de ella como para saber que no me iba a decepcionar. Me he encontrado, como era de esperar, con una historia preciosa, divertida y llena de pasión.

domingo, 27 de septiembre de 2020

Harry Wolf (Laura Sanz)

Hace tiempo que tenía ganas de leer esta historia que sabía que, como todo lo que he leído anteriormente de su autora, me iba a gustar. Aun así ha sido una agradable sorpresa encontrar algunas cosas que no esperaba, como su tono íntimo y teñido de fragilidad, o sus deliciosos guiños a los ochenta. Me ha encantado. 

viernes, 25 de septiembre de 2020

Pecados de verano (Dorothy Garlock)

Esta novela llevaba años en mi estantería y no era consciente de haberla leído. De hecho, pensaba que no la había leído, pero al llegar al final me he dado cuenta de que sí. Supongo que es uno de esos libros que tienen su momento y cuando lo leí por primera vez no me dijo gran cosa. La verdad es que ahora me ha gustado bastante, aunque el subgénero del oeste no es de mis favoritos en lo que a romance histórico se refiere. 

jueves, 24 de septiembre de 2020

La novia gitana (Carmen Mola)

Este no es uno de mis géneros favoritos, pero mi hermana la había leído y me la recomendó encarecidamente, así que me la llevé de vacaciones y en fin, sigue sin ser uno de mis géneros favoritos, pero me ha gustado. 


SINOPSIS:
«En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco, jefa de la Brigada de Análisis de Casos, un departamento creado para resolver los crímenes más complicados y abyectos.

Susana Macaya, de padre gitano pero educada como paya, desaparece tras su fiesta de despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después en la Quinta de Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel. Podría tratarse de un asesinato más, si no fuera por el hecho de que la víctima ha sido torturada siguiendo un ritual insólito y atroz, y de que su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, también en vísperas de su boda. El asesino de Lara cumple condena desde entonces, por lo que solo caben dos posibilidades: o alguien ha imitado sus métodos para matar a la hermana pequeña, o hay un inocente encarcelado.

Por eso el comisario Rentero ha decidido apartar a Zárate del caso y encargárselo a la veterana Blanco, una mujer peculiar y solitaria, amante de la grappa, el karaoke, los coches de coleccionista y las relaciones sexuales en todoterrenos. Una policía vulnerable, que se mantiene en el cuerpo para no olvidar que en su vida existe un caso pendiente, que no ha podido cerrar.

Investigar a una persona implica conocerla, descubrir sus secretos y contradicciones, su historia. En el caso de Lara y Susana, Elena Blanco debe asomarse a la vida de unos gitanos que han renunciado a sus costumbres para integrarse en la sociedad y a la de otros que no se lo perdonan, y levantar cada velo para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas.

* * * 

Aunque no he leído demasiadas novelas de este tipo, parece que el patrón no es nuevo. Inspectora valiente, fuerte, un poco borde, con un pasado que le pesa como una losa, se encarga de un asesinato inquietante y calcado a otro anterior, el de la hermana de la víctima. Pero el asesino está en la cárcel, y le toca descubrir si se encarceló a un inocente o no, y en caso afirmativo, quién es realmente el monstruo capaz de matar de una forma tan cruel. 
Es interesante el elenco de personajes que forman el equipo policial, y me han sorprendido bastante algunos de los secundarios. Con más o menos detalles, todos están muy bien perfilados. Confieso que hasta bien avanzado el libro yo no tenía ni idea de por dónde iban a salir los tiros, pero claro, como ya he dicho, no acostumbro a leer a menudo este tipo de novelas policiacas. 
En general me ha gustado, aunque algunas escenas me resultaban un tanto escabrosas. Es posible que lea la continuación, si mi hermana tiene a bien prestármelo. 

domingo, 20 de septiembre de 2020

Las manos van al pan (Meg Ferrero)

Un nuevo relato de la colección Recetas para el calor de una noche. Igual de recomendable que todos los que había leído anteriormente.

viernes, 18 de septiembre de 2020

Libertin (Olivier Moon)

Ay, ay, qué desperdicio no haber leído antes esta maravilla de historia. Sabía que Olivier Moon no podía decepcionarme, pero en esta ocasión incluso confieso que ha reventado todas mis expectativas. 

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Diablo (Stephanie Laurens)

Este libro lo compré después de comprar en oferta y sin saber que era parte de una serie La novia perfecta. Indagué a ver si podía conseguir algún otro de la serie y descubrí que este era el primero. Este verano ha tenido su oportunidad y la verdad es que me ha gustado bastante.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Con sabor a beso (Carla Crespo)

Otro de los relatos de la colección Recetas para el calor de una noche. Ya metida en faena, la verdad es que fui leyendo una tras otra a ratitos perdidos. 

sábado, 12 de septiembre de 2020

El jeque (Anne Herris)

Este libro lo compré hace ya un tiempo, junto con otros tres de la misma colección, y como los voy leyendo de verano en verano, este año ya era el último que me quedaba. Leí algún comentario que decía que era el más flojo, y menos mal que no me había creado muchas expectativas porque la verdad es que, en mi opinión, lo es. 

jueves, 10 de septiembre de 2020

Al plato vendrás, almeja (Erika Fiorucci)

Otro nuevo relato de la colección "Recetas para el calor de una noche". A estas alturas ya había decidido que me gustaban todos, y aunque el título de este en concreto no me llamaba demasiado la atención, el hecho de que ya hubiera leído algo de la autora recientemente y me hubiera gustado bastante jugó en su favor y decidí darle una oportunidad. Confieso que la historia me sorprendió. 

martes, 8 de septiembre de 2020

Refréscame (Mimmi Kass)

Una vez que cogí carrerilla, no pude dejar de leer estos dulces bocaditos tan veraniegos. Este me llamó la atención por su sinopsis, y porque no había leído nada antes de la autora, y sentía curiosidad. La verdad es que ha sido una grata sorpresa.


SINOPSIS:
Una historia dulce y picante, de casualidades vitales y de oportunidades para amar, en el verano maravilloso de Mallorca y entre dos espíritus libres que buscan sonreír al fin.

Anika viaja todos los veranos a Mallorca para surfear, huyendo del trabajo y el mal tiempo de Alemania. Pero ¿qué hacer cuando el mar está como un plato, el sol de agosto cae a plomo y el autobús que te lleva a casa no pasará hasta cuatro horas después? Un chiringuito de playa puede ser su salvación, aunque arruga la nariz al ver el contenido de su carta: Zumos detox prensados en frío con frutas y verduras ecológicas. Vaya. ¡Y ella que lo único que quería era una cerveza bien fresquita! Y si además el chico tras la barra está para mojar pan, no le quedará otra que pedirse un zumito de esos para disipar un poco de temperatura.

Jauma lo ha dejado todo atrás y empieza una nueva vida en la isla. El sol y el mar son su refugio, así como las frutas y verduras que cultiva para sobrevivir. ¿Qué va a hacer con esa rubia de pelo casi blanco, piel tostada y ojos azules que cada tarde le pide una cerveza con un fuerte acento guiri?

* * *

Es una historia muy bonita, muy veraniega, bien contada y que tiene un poco de todo, como el verano. Hay momentos desenfadados, otros más serios y hasta un poquito profundos, otros apasionados, y sobre todo, mucha frescura y ganas de disfrutar. Anika es una chica vital que solo quiere aprovechar unos días de desconexión que tiene más que merecidos, y se lleva una pequeña decepción cuando en el chiringuito de la playa a la que le ha costado un montón llegar con su tabla de surf solo tiene zumos detox. Bueno, no solo eso, también tiene un camarero muy mono y que, aunque al principio chocan un poco y parece que no se entienden, pronto empiezan a conocerse mejor y a descubrir que incluso pueden llegar a gustarse. Mucho. 
Es una lectura ágil, amena, muy entretenida y con un toque de pasión. Perfecta para una tarde de verano. 



sábado, 5 de septiembre de 2020

Mujercitas (Louisa May Alcott)

Este libro fue uno de mis regalos de Navidad, aunque sabía que no podría leerlo hasta el verano, porque por lo general leo en el transporte público y durante mi rato de la comida, en el trabajo, y es absolutamente impensable llevarme un ladrillo de ochocientas páginas en el bolso. Al final lo empecé durante el confinamiento, pero no era buen momento para centrarme en lecturas densas y tuve que dejarlo para un poco más adelante. Ya había leído la historia de niña, pero me apetecía una edición completa y adulta, y la verdad es que ha merecido la pena disfrutarlo en su máxima extensión. 

viernes, 4 de septiembre de 2020

Sushi para dos (Olga Salar)

Un nuevo relato de la colección Recetas para el calor de una noche. Todos me han ido gustando en mayor o menor medida y me encanta el formato y el estilo, así que esta vez me decidí por este, de Olga Salar: 

miércoles, 2 de septiembre de 2020

La vuelta al mundo en ochenta días (Julio Verne)

Este libro lo encontré en oferta hace ya un tiempo, junto a otros clásicos, una tarde mientras hacía la compra, y lo tenía guardado esperando su momento. Pensé que, ya que este verano mis posibilidades de viajar se habían reducido drásticamente, era la ocasión perfecta para dar la vuelta al mundo aunque fuera con la imaginación. Siendo como es una historia que todo el mundo conoce (sobre todo los de una generación que todavía recuerda hasta la canción de los dibujos animados de Willy Fog), me ha sorprendido bastante.