jueves, 26 de septiembre de 2019

Juego de engaños (Nicola Cornick)

Esta novela la tenía por ahí al menos desde hace un año. Es del tipo de libros que encuentro en oferta muy baratos en el hipermercado y de los que hago acopio para el verano, porque me encanta leer romances históricos ligeros y sin demasiadas complicaciones, que me entretengan un rato y me transporten a otra época y lugar. Al final este año sí le ha tocado el turno y, si bien no diría que es una novela de las que dejan huella, ha cumplido muy bien su cometido. 



SINOPSIS:

Una doncella madura, así era como se consideraba a lady Christina en los círculos de la alta sociedad por haber cumplido ya los treinta años. Ella era la encargada de ejercer de anfitriona en las fiestas de su padre y de cuidar de sus hermanos, consciente de que nunca podría llegar a disfrutar de un hogar y una familia propios. Sin embargo, no tenía tiempo para lamentarse. Por las noches se transformaba en La Dama, la cabecilla de una conocida banda de contrabandistas de whisky con la que lady Christina mantenía a su empobrecido clan. Lady Christina y su banda siempre iban un paso por delante de la policía del fisco, hasta que apareció Lucas Black.

Lucas, que se ganaba la vida dirigiendo una exitosa casa de juegos, se convirtió en espía para acabar con la banda de Forres, a quien culpaba de la muerte de su hermano. Él pensaba que La Dama solo era una solterona aburrida. Ella que Lucas era un niño perdido con ínfulas de rebelde. Pero cuando salió a relucir la verdad, no fue solo el amor el que se puso en riesgo.

* * * 

Por el tipo de portada , el título y la sinopsis, no hay muchas dudas acerca de lo que nos vamos a encontrar, ¿no? Un romance histórico de los clásicos, con una protagonista adelantada a su época, peleona y fuerte; un protagonista un poco descarado, desconfiado y obcecado, y un romance de desconfianzas, equívocos y enredos. Me ha gustado mucho el asunto del contrabando y como Christina, lejos de ser una solterona apolillada y marchita, es una mujer que lleva las riendas de su casa y la hacienda familiar hasta más allá de los límites de la legalidad, aunque, eso sí, a la sombra de su inestable (y egoísta) padre. Lucas la desequilibra por muchas razones: es atractivo, joven, no actúa según lo que se espera de él, es inteligente y culto, y se presta a ayudar en más de una ocasión. Pero no le da más que problemas. El elenco de personajes secundarios es un poco típico, sobre todo por los malos malísimos y crueles, y aun así, hay algún que otro giro sorprendente, y la historia es entretenida. Perfecta para leer en un par de tardes de piscina.




No hay comentarios:

Publicar un comentario